TRILLANDO

img199

Era la epoca de cosechar, pleno verano, cuando habitualmente junto con mi abuelo nos adelantabamos al resto de la familia, que a veces venia y a veces no, asi que durante bastantes años de mi infancia los pase en un entorno que visto en perspectiva de hoy dia, casi pareceria de la Edad Media; no habia Tv. por supuesto y al principio ni siquiera el socorrido transistor con las canciones de – Mi carro me lo robaron…..- pero no lo echabamos en falta, habia muchas cosas que hacer, y ayudar de vez en cuando tambien pues ya se sabe que los zagales siempre tienen ganas de enredar, pero como las opciones a elegir no eran muchas pues………… aparte de que en la hora de la siesta si no te tocaba estar trillando; la gente sofocada por el calor y despues de haber comido, casi todos dormian, y a los chicos nos sorprendia que fuera asi pues ademas de que todo quedaba ¡¡¡ en un SILENCIO denso soporifero ¡¡¡ parecia que incluso las moscas tambien hacian la siesta…Y es que las labores de la recoleccion que habian comenzado hacia mas de un mes con el acarreo de las gabillas, a la era, la confeccion del silo con las mismas, y la posterior puesta en marcha de la Parba para con el trillo empezar a dar vueltas durante todo el dia hasta conseguir separar y triturar la paja y el grano; mientras nos ibamos turnando en llevar a las mulas dando vueltas y vueltas y vueltas………… y al fin de la tarde cuando ya casi se ponia el sol recoger con la Rastra la Parba, para esperar un dia de viento para poder Aventar. La unica sombra que habia para resguardarse del RIGUROSO calor estaba debajo de una enorme zarzamora, y alli a la ? Fresca ¿ Estaba el botijo, y la bota de vino, y alli tambien se comia la pitanza que La Tia Jacinta habia preparado, si habian madurado, alguna ensalada de tomate con huevo duro bien aliñado con aceite y abundante vinagre para sacar la sed.

Fueron vivencias que ahora en la distancia, me parecen sacadas de alguna novela costumbrista, de algun relato de Miguel Delibes, o similar, pero lo cierto es que les tengo un espacial cariño, a todos aquellos hechos, tan sencillos como tener que ir con las mulas a la fuente a por el agua para beber, y por la mañana al labadero a asearse, pues no habia cuarto de baño en la casa ni nada parecido; la luz electrica la daban a partir de las 8 de la noche y no todos los dias, asi que a veces tocaba cenar con la luz del candil. Pero las chicos siempre andabamos por donde nos apetecia, y si se nos encargaba alguna labor, como vigilar a las mulas de todo el pueblo algun dia señalado, mas tarde nos premiaban con una gaseosa en la taberna ( Aun no habia cocacola ) img316 como objeto inteligente-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s