LA ESTACION DE ATOCHA

VIENDO TRENES

VIENDO TRENES

 

 

 

Hace unos pocos dias, pase por Madrid, que hacia bastante tiempo que no me dejaba caer por aquellos lares, y como la manera mas rapida era hacerlo desde Zaragoza con el A.V.E, pues opte por esta forma, ademas asi tambien veia al Maño y a Marga, que de hecho tambien bajaba para ver a su familia y colegas. Y de paso para ver que era esto de la ALTA VELOCIDAD, pues el gusanillo de la curiosidad rondaba queriendo saber, si era tan ¡¡¡ ALTA ¡¡¡¡ – Ya de por si el entorno y el embarque no te dan señales de lo que vas a experimentar; quizas unicamente porque has de pasar el equipaje por la cinta de rayos X, como en los aeropuertos……….. – no sera para tanto – ¡¡ YA YA ¡¡ y eso que no te dicen nada de cinturones ni parecido; de hecho no los hay en los asientos. En los Display que llevan los departamentos aparece la temperatura y a veces la velocidad……… y ahi comienzas a ver que………. SI, SI…….. este trasto vuela bajito, no hay forma de ver el paisaje como antiguamente, ¡¡¡ PARECE QUE TENGA UNA PRISA ATROZ ¡¡¡¡¡

De tal forma que pude contatar en primera persona, que sin enterarme estaba ya en Atocha, y entonces me vino a la memoria que en aquel lugar junto a mi abuelo habia pasado muchisimas horas, viendo Trenes. El trabajo en los talleres de RENFE, proximos a la estacion, en la carpinteria, asi que no se si por afinidad o por nostalgia o por imaginarse haciendo viajes; el caso es que dada la proximidad al barrio donde viviamos, nos dirigiamos a esta estacion. Yo lo recuerdo como una especie de ritual, pues pasabamos de un anden a otro en funcion de la inminencia de la salida del tren, observando a los Maquinistas y Fogoneros enfrascados en sus particulares y muy calurosas faenas, alimentando con paladas de carbon mineral las Fauces de la caldera para producir el vapor que generaba la fuerza para mover las toneladas de vagones y personas que se dirigian a distantes ciudades.

En aquellas fechas la partida del tren era en si todo un expectaculo, pues los acompañantes o familia de los que partian entraban hasta los andenes, para compartir los ultimos momentos, darse las ultimas recomendaciones, recordatorios, y como no efusivos abrazos y besos, incluso con alguna cara triste con lagrimas incluidas, mientras los maquinistas ya tiznados de carbon y hollin, desempaquetaban algun bocadillo, del que daban buena cuenta, regado con vino, o con agua de un buen botijo manchado de negro bien al aire para que se refrescase. Entonces sonaba un estruendoso silbato que nos avisaba a todos de la inminente partida hacia…………… No me cansaba de esta representacion, y aunque la puesta en escena era muy parecida en los casos de las salidas, siempre encontrabamos algun detalle, algun aspecto que nos llamaba la atencion y nos daba una pista del destino del convoy. Las maquinas eran mas parecidas a las del dibujo e incluso alguna mas antigua, pero ya comenzo a circular entonces el Tren TALGO ( siglas del nombre ” Tren articulado Goicoechea Oriol “) que de alguna manera fue la punta de lanza del modernismo que se aproximaba a grandes zancadas.

La sensacion que me quedo al regreso cuando ya baje en Zaragoza, era de una especie de viaje en el tiempo a una velocidad desacostumbrada, pues desde que habia estado desayunando en mi barrio hasta aqui, habian pasado menos de dos horas. Habia estado inmerso en lo que queda del ambiente de mi infancia, y como en un pestañeo aparecia en un espacio tiempo, que yo creia muy distante, pero que comienzo a percibir como que todo se este acercando vertiginosamente, con tan solo variar el lugar desde donde lo observas; y las nuevas tecnologias estan contribuyendo mucho a este proceso, siempre y cuando no nos dejemos arrastrar por su torbellino.

Anuncios

2 pensamientos en “LA ESTACION DE ATOCHA

  1. Hace unos dos años viajé por 1ª y hasta ahora única vez a Madrid ver a Roger Waters con su gira “the Wall” en un AVE y sí, tuve las mismas sensaciones que tu en el fugaz viaje. Y me acordaba de las SIETE horas que me pegaba alguna vez para ir de Valladolid a mi tierra. Aquella era otra sensación; la de viajar en uno de esos trenes renqueantes de Africa o India. Uno tiene la sensación de que la tecnología evoluciona mas deprisa de lo que somos capaces de asimilar. Haremos lo que podamos. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s