LAVAPIES. ” EL BARRIO “

DESDE EL BALCON

DESDE EL BALCON

 

El Barrio, ese es el significado de la palabra compuesta ( EL Avapies ) pero con el tiempo se deformo y quedo en lo que conocemos hoy, un espacio de Madrid que parece que ha sufrido profundas transformaciones, desde luego no se parece en casi nada al que yo conoci de niño; pues naci alli hace ya bastantes años, las fotos e incluso los dibujos puede que tengan mas de 40 años, y aunque no lo visito muy frecuentemente; la ultima vez que lo hice pude incluso entrar en el portal del edificio y subir y llamar a la puerta de la casa que me vio nacer. Con su estructura de patios interiores con poca luz, y con pasillos en los que pase muchas horas distraido con los juegos de la infancia, y los sonidos que surgian del interior de las viviendas, sin casi intimidad pues sobre todo en verano a causa del calor y para intentar paliarlo, la ventanas y puertas de casi todos permanecian abiertas, asi que oias como freian las patatas, o el agua del grifo cayendo en la pila, o alguna cacion a capela, o coreando a la que estaba en la radio en ese momento. Unicamente habia un par de horas desde la 1 a las 3 de la tarde, que en Julio y Agosto se guardaba silencio pues era al hora de la siesta, y asi se ordenaba en el correspondiente tablon de anuncios de la comunidad. Solo se escuchaban los trinos de los pajaros que habia en alguna casa.

En la foto se ve el cruce de la calle Valencia, la calle de ” Baltasar Bachero ” hoy del Salitre, con la de la Sombrereria, donde vivia.

EL PASILLO

EL PASILLO

 

En el numero 4 era mi casa y alli llame con la esperanza de ver como habia cambiado, pero no habia nadie asi que me quede con la duda. Y este era el pasillo que por supuesto debio de ser por que desde mi perspesctiva de niño lo veia bastante mas grande de lo que en realidad era, y aqui jugaba a la pelota, mirando de que no callese al patio, o colocaba en fila los indios y vaqueros de goma y con chapas hacia batallas, o me fabricaba una especie de dardos y en un carton dibujaba la diana y venga; tambien recuerdo que era el sitio donde el Tio Rufino que vivia en la puerta de la izq, preparaba el brasero antes de meterlo en casa para colocarlo en la mesa camilla.

EL PATIO

EL PATIO

 

Aqui tambien pase algunos ratos, haciendo astillas para encender la cocina de casa que por supuesto era de carbon, y como mi abuelo era carpintero y traia retales de madera yo me encargaba de trocearlos con una pequeña hacha; pues el suelo estaba empedrado con grandes losas y podias golpear sin miedo a que se rompiese algo; habia un fuerte olor a humedad pues el sol solo entraba hasta el fondo algunos dias de verano.

MI ABUELO PLACIDO

MI ABUELO PLACIDO

 

No se muy bien como expresarme para hacer justicia ha lo que significo para mi este hombre tan AMOROSO al que no se si supe corresponder adecudamente,tenia un sentido del humor especial y siempre estaba dispuesto para contarte algun cuento, que no se si inventaba o recordaba, y como compartimos la cama durante bastantes años, casi cada noche le pedia que me contase uno, no tuvo una vida facil y pienso que mi compañia tambien le ayudo a el a soportar los reveses de la Vida; en este balcon ( que era de casa de unos vecinos, con los que habia mucha proximidad ) se paso muchas horas, y yo tambien mirando como descargaban el carbon para la carboneria que habia justo debajo, o mirando con cierta envidia a los niños y niñas jugar en la calle; o ya mas mayor pasarme casi toda la noche alli, leyendo o escuchando los sonidos nocturnos ( el sereno acudiendo a las palmadas que requerian de sus servicios, o la pelicula que en la terraza de verano del antiguo CINE OLIMPIA, hoy teatro y que gracias al silencio y la proximidad del mismo, se podia intuir)

CALLE SOMBRERERIA

CALLE SOMBRERERIA

 

Es evidente que el origen del nombre, viene del gremio que desempeño su oficio en este lugar; lo mismo que la calle Cuchilleros, Esparteros. En el lapso de tiempo de mi niñez a mi adolescencia sufrio una gran transformacion; pase de comtemplar como cada tarde encerraban los caballos y los carros en las correspondientes cocheras que habia en muchas casas y que lenta pero inexorablemente se trasnformaron en pequeños motocarros, y de estar la calle vacia de cohes comenzaron a aparecer los primeros Seat 600, como el de nuestro vecino, o los renault 4,4. Las tiendas de frutas de ultramarinos, la fabrica de patatas fritas y churros y el taller de zapateria de Cirilo, eran algunas de las que dieron vida a este espacio, incluso en la de ultramarinos me gustaba pasarme horas ayudando al propietario, hasta que mi padre dijo que no queria que estviese alli, no se muy bien porque.

TENDERETE DE PIPAS

TENDERETE DE PIPAS

 

Entonces aun no habia ” Chuches sinteticas ” asi que cuando tenia 5 centimos me bajaba hasta la calle Valencia, en donde delante de la lecheria, se colocaban un par de abuelitos, con sus pipas de girasol, de calabaza, sus frutos secos, y caramelos ( Todavia no habia chupa chups ) y pedia mi racion de pipas, que a veces ponian en un cucurucho de papel o si no directamente en el bolsillo del pantalon; en la primavera tambien vendian hojas de morera para los gusanos de seda, que tambien ellos te conseguian, y en el otoño, “majuelas ” el fruto del espino albar, te servian la racion que pedias y un trocito de caña que utilizabamos para lanzar los ” guitos ” la semilla dura que habia dentro y hacer verdaderas batallas con estas armas ¡¡¡¡ TAN SOFISTICADAS ¡¡¡¡¡¡

Anuncios

4 pensamientos en “LAVAPIES. ” EL BARRIO “

  1. Siempre emociona recordar los años de la niñez, en parte quizás por que son años en los que ves el mundo con ojos inocentes y en los que con casi nada te entretenías con la pandilla del barrio. Siempre he recordado mi niñez como una época feliz a la que acuden mis pensamientos a menudo y con nostalgia.
    Aunque vivía en Basauri (lo que me permitía el contacto con la naturaleza) tus fotos me han recordado al Botxo, que es como llamamos al Bilbo gris y húmedo de la época y que con mi madre solía visitar. Afortunadamente ahora Bilbo es una ciudad en la que otros colores se han implantado. Pero ” la campa” de Basauri y sus zonas de huerta y rivera del Nervión se han urbanizado absolutamente con lo cual mis zonas de juego han desaparecido totalmente pero permanecen en mi memoria.

    • El Cambio es permanente, asi que lo mismo me paso cuando vi la calle Sombrereria, que estaba toda remozada, pintadas las fachadas, casi era otro lugar, y las gentes tambien, pero claro una parte de nuestra energia estaba alli, con esos recuerdos de la infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s